A medida que se acerca el tiempo frío, y cuando la pandemia necesita mayores restricciones de movilidad, si las hubiera, las familias pasarán más y más tiempo dentro de la casa. ¡Pero estar en la casa no significa necesariamente estar aburrido! Las siguientes actividades de baja preparación que pueden realizarse son perfectas para que los niños las hagan en forma independiente, o para que las familias las hagan en conjunto.

  1. Búsqueda del tesoro. Pida a los niños que encuentren elementos en la casa según criterios adecuados a su edad. Por ejemplo, pida a los niños que encuentren elementos de un determinado color (encuentra algo rojo), una determinada forma (encuentra todos los triángulos), o que comiencen con determinada letra (encuentra todo en nuestra casa que comience con la letra S). A los niños mayores también se les puede pedir que organicen búsquedas del tesoro también para los adultos.
  2. Cajas de entretenimiento. Mantenga una caja llena de suministros que los niños puedan usar para sus inventos. Incluya materiales de construcción como los tubos del papel toalla, popotes, cartones de huevos, limpiapipas, broches para ropa, cajas de cartón vacías y recipientes de plástico sobrantes. (Para los niños muy pequeños, evite las partes pequeñas). Proporcione herramientas como tijeras, cinta, pegamento, bandas elásticas y cuerda. Si están disponibles, incluya suministros de arte como marcadores, pintura, stickers y brillantina, para que los niños puedan decorar lo que hacen. Las cajas de entretenimiento están diseñadas para tener una estructura abierta y los niños en general no necesitan indicaciones para comenzar a jugar.
  3. Desafíos de construcción. A diferencia de las cajas de entretenimiento, estos son desafíos de ingeniería específicos. Por ejemplo, a los niños se les puede pedir que hagan la torre más alta que puedan con bloques o el puente más largo que puedan con malvaviscos y palillos para dientes. En otros casos, se les podría pedir a los niños que usen cualquier cosa que tengan a mano: por ejemplo, se les podría pedir que simplemente hagan el avión de papel que vuele más lejos o la rampa que haga que los automóviles de juguete vayan más rápido, sin decir qué materiales tienen que usar. Aliente a los niños a probar una y otra vez, y que traten de romper los récords que establecieron.
  4. Arte en proceso. De a los niños la oportunidad de experimentar cómo los diferentes tipos de medios interactúan con los diferentes tipos de materiales. Proporcione a los niños un medio específico – como la pintura – y pídales que lo prueben sobre materiales como láminas, papel encerado y cartón. Como alternativa, proporcione un material – como papel de aluminio – y pida a los niños que experimenten con medios como crayones, marcadores, pintura y pasteles al óleo. A medida que los niños se familiarizan con los materiales y medios, puede que quieran experimentar con diferentes tipos de métodos de aplicación. Por ejemplo, los niños podrían hacer pinceles con materiales naturales como palos, hojas y piñas de pino, o podrían pintar colocando manchones de pintura en una caja y canicas que dan vueltas en la pintura para ver qué figuras se forman.
  5. Haga marionetas, muñecas y animales. Cuando los niños extrañan a sus amigos, aliéntelos a crear compañeros imaginarios. Forme marionetas con medias, bolsas de papel o cartulina y palitos de helado. Cosa o pegue los animales con telas de descarte. Después de hacer estos nuevos amigos, aliente a los niños a usarlos para que participen en un juego de simulación.
  6. Monte un espectáculo. Use ropas viejas y material de manualidades para armar disfraces, decorados y un escenario. (Las marionetas, mencionadas en la última actividad, también son una excelente preparación para esta actividad). ¡Luego monte un espectáculo! Cuente una historia, represente una obra de teatro o cante algunas canciones. Los niños más grandes pueden querer planificar y ensayar las obras de teatro, mientras que es probable que los niños más pequeños sean más espontáneos.